VIOLENCIA EXTREMA - CONTRAFILO - Coyoacán - informativonacional.com.mx

CONTRAFILO

VIOLENCIA EXTREMA

José García Segura

VIOLENCIA EXTREMA

Seguridad

Marzo 02, 2022 07:20 hrs.
Seguridad Nacional › México Ciudad de México
José García Segura › Informativo Nacional

Como en otro tiempo, Michoacán pasa momentos difíciles.

Michoacán y México viven, de nueva cuenta, la violencia extrema sin que gobierno alguno haga algo para revertir la situación.

Alfredo Ramírez Bedolla, ha sido completamente rebasado.

En Jalisco, el gobernador Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, mejor cerró la frontera, el límite territorial con Michoacán por aquello de ’no te entumas’.

Si San José de Gracia, el Pueblo en Vilo del que hablaba Don Luis González y González, creador de El Colegio de Michoacán es hoy un pueblo fantasma por la violencia del domingo, en los municipios de Mazamitla, Concepción de Buenos Aires y La Manzanilla, Jalisco, colindantes con San José, donde fusilaron a 17 personas, la consigna es ’no salgan’.

La violencia extrema obligó a Jalisco a reforzar su seguridad.

A reforzar la seguridad en los límites con Zacatecas donde un día sí y otro también aparecen cuerpos colgados o embolsados, mutilados.

Violencia sin igual en Colima, Guerrero, Puebla y Morelos donde homicidios y desapariciones parece que a nadie asombran.

Recuerda usted los cuerpos desmembrados, encontrados en fosas de Michoacán o Guanajuato; de Puebla y Morelos; en Zacatecas….

En el Pueblo en Vilo michoacano la escena del crimen fue lavada, barrida y regada por sicarios en menos de lo que canta un gallo.

En palabras del Fiscal Adrián López, el ataque inició a las 15.30 horas, pero la policía arribó al lugar cinco horas después.

El gobierno de Ramírez Bedolla no sabe quién levantó los cuerpos ni cuántos eran.

Tampoco el presidente Obrador tiene idea de lo sucedido.

La violencia de la tierra Caliente de Guerrero y Michoacán se extendió a la zona Oriente (Zitácuaro, por ejemplo); a la región Ciénaga (Sahuayo, Jiquilpan y Zamora) y a Morelia, la capital.

En Michoacán no hay seguridad pública, el sistema de salud esta en crisis, el desempleo no tiene par; los caminos están ’de primera’, llenos de baches o de terracería en franco abandono.

En la entidad que pintaba para ser la del ’desarrollo económico’, la industria local está ausente y, por si fuera poco, el conflicto magisterial por falta de pago tomó más fuerza.

En suma, el crimen rebasó prácticamente todo el país.

Deje le doy un dato:

En las capitales de los estados, el grito de los periodistas ha sido Basta; basta de asesinatos.

En Zacatecas, le decía, los asesinatos y desapariciones son cosa de todos los días.

En la zona indígena de los Altos de Chiapas, el número de desplazados, violentados, va en aumento.

En Aguililla, Michoacán, el miedo se presenta hasta a la hora de comer.

En Guerrero, el grupo criminal ’Los Ardillos" dio paso a un ’ejercito’ infantil encargado de enfrentarlos.

Por lo visto, a Rosa Icela Rodríguez, la encargada de la seguridad ciudadana no le funciona su estrategia.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.