RUIZCORTINADAS

Pulquerias y bares

Gustavo Avila Maldonado

Pulquerias y bares

Biografías

Enero 24, 2020 09:20 hrs.
Biografías Nacional › México Ciudad de México
Gustavo Avila Maldonado › Informativo Nacional

A finales del siglo XIX proliferaban en la Ciudad de México a las pulquerias, a las que asistía el proletariado, es decir, aquellos cuyo patrimonio estaba construido solo por los hijos que tenían, amantes del tlachicoton, solo podían asistir a las pulquerias.

La clase pudiente asistía a los bares a donde el proletariado no tenía acceso, el más emblemático de la antigua ciudad de los Palacios era la cantina La Ópera ubicado en la calle 5 de mayo , al que dos o tres veces por semana llegaba el propio Porfirio Díaz con su familia a comer, se tomaba dos copas y se retiraba, eran los días de paz Porfiriana. Pero los tiempos cambiaron, llegó la revolución y todo cambió, pero La Ópera ahí se quedó, se dice que en una tarde calurosa llegó al exclusivo lugar ,el mismísimo Pancho Villa con todo y caballo y todavía existe el impacto de su 45 en el techo art deco de esta bella cantina.

Mi amigo Fausto Alzati acompañaba a su papá a ese bar y lo esperaba sentado en la barra con un helado, mientras su padre jugaba dominó con don Adolfo Ruiz Cortinez ,señor Alzati era tan buen jugador que se convirtió en la pareja favorita de don Adolfo.

También mi amigo Humberto López a finales de los años setentas ,llegaba de vez en cuando a La Opera acompañado ni más ni menos que del poeta , periodista y diplomático don Renato Leduc, un día les cayó don Jesús Reyes Heroles que quería conocer al famoso escritor , célebre entre muchas cosas por salvar cientos de vidas cuando era cónsul en una ciudad francesa en plena Segunda Guerra Mundial. Leonora Carrington fue rescatada a punto de ser llevada por Hitler a un campo de concentración.

En ese bar concluimos el Tour de las cantinas de diciembre pasado, acompañado de mi hija Akacia, Anibal, Federico Hazas, y mi tocayo Rojas de Anda, en el próximo tour quiero conocer alguna pulqueria, no solo por las exquisitas botanas, sino para buscar mis raíces chilangas


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor