Ofrece "El chato Ferreira" testimonio de lucha y perseverancia.


Narra cómo los médicos del Instituto le brindaron una oportunidad para compartir sus conocimientos con nuevas generaciones.

Ofrece "El chato Ferreira" testimonio de lucha y perseverancia.

Biografías

Febrero 24, 2019 12:47 hrs.
Biografías Nacional › México Estado de México
CLARA LOPEZ GALVAN › Informativo Nacional

Marco Antonio ’El Chato’ Ferreira fue jugador de futbol profesional y pese a ser diagnosticado a temprana edad con un soplo sistólico cardiaco, llegó a resguardar el arco en equipos como el Club Deportivo Toluca, Correcaminos y León, donde se retiraría de las canchas, incluso llegó a participar como portero de la Selección Mexicana de Futbol.

A los 19 años de edad, el Chato debutó como profesional con el Deportivo Toluca, equipo que solicitó que el entonces jugador viajara Houston, Texas para realizarse estudios que dictaminarían no podría continuar jugando.

Pese a esos resultados, decidió ir contra todo pronóstico, ocultó la verdad a sus entrenadores, ingresó de nueva cuenta a la cancha y demostró su capacidad deportiva para convertirse en una historia de éxito en la entidad mexiquense.

’Llego para acá, digo una mentirita ahí piadosa a los directivos, puedo jugar futbol, no hay problema, los estudios los iba a mandar el doctor después, cuando llegan los estudios, pues resulta que no podía jugar futbol’, indicó.

Posterior a su retiro de manera profesional, en un juego amateur, en las canchas del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), donde actualmente se desempeña como Asistente del Área Deportiva, sufrió un desfallecimiento y quedó inconsciente.

’La cirugía se da la necesidad de llevarla a cabo porque aquí jugando, precisamente en las canchas del ISSEMyM, en el torneo interno que llevamos a cabo, voy a pelear un balón, entonces hago un sprint de distancia como de 40 metros y cuando llego ya por el balón, pues me caigo, tengo un desfallecimiento’, señaló el exdeportista.

Al respecto, el médico Marco Antonio Hernández Mercado, Jefe de Cardiocirugía del Centro Médico Toluca del ISSEMyM, explicó que ’El Chato’ presentó un síncope cardiaco, y gracias a la tecnología con la cuenta el nosocomio fue posible detectar una obstrucción severa en una válvula del corazón, reduciendo su tamaño de cuatro centímetros, que es el promedio de una persona sana, a un centímetro, lo cual obstruyó el correcto flujo sanguíneo.

’Esa cirugía se llevó a cabo aquí en la institución por nuestro grupo, nuestra institución cuenta con servicio cardiológico a la vanguardia, tenemos cardiólogos clínicos, intervencionistas, y cirujanos cardiovasculares.

’Se hizo la cirugía con una válvula de cuarta generación importada de Europa para acá, esa válvula permite que tenga más flujo a través de ella y pueda tener mejor velocidad en el ejercicio y competencia’, puntualizó.

Destacó que pese a lo complicado de la operación, ésta se realizó de manera correcta y con una evolución favorable, permitiendo que ’El Chato’ Ferreira pudiera ser dado de alta después de una semana de la intervención.

El galeno añadió que el precio de la válvula injertada en el paciente, en hospitales particulares, llega a exceder el millón de pesos, mientras que en el ISSEMyM los costos de la intervención e insumos que se requieren fueron solventados por el Instituto, además de que se cuenta con servicios a la vanguardia, personal altamente calificado y certificado ante distintas instancias, tanto nacionales como internacionales.

Hoy, a un año y medio de que se desarrolló la cirugía de cambio de válvula, ’El Chato’ Ferreira recuerda su experiencia y destacó que cuando se enteró de la operación sólo pensó que aún tenía mucho por hacer, que tenía muchas cosas pendientes, además de que dice estar muy agradecido con el equipo de expertos quienes realizaron la cirugía y le brindaron otra oportunidad de volver a vivir.

’Ahora lo que hago es, más bien, todos mis conocimientos se los transmito a los niños, a los jóvenes que les gusta el futbol. Tenemos una escuela de futbol aquí en la cual llegamos a tener hasta 56 niños en un entrenamiento, desde seis años hasta 12 años’, mencionó.

’Yo les transmito a los pacientes, a los familiares de los pacientes, que tengan confianza en la medicina actual, en los doctores en las instituciones porque soy una experiencia de vida’.

Además de destacar los servicios de salud con los que cuenta el ISSEMyM, el ahora entrenador infantil invitó a los derechohabientes a aprovechar los programas y espacios de actividades deportivas con los que cuenta la institución que además de mejorar el estado físico de los usuarios, facilita la prevención de padecimientos y enfermedades para tener mejores condiciones de salud y de vida.

’Estamos en un programa de activación física, aprovechemos esos programas, llevemos a nuestros familiares, salgamos con nuestros hijos los días domingos, los momentos que tenemos la oportunidad de estar con nuestros hijos aprovechémoslos y vayamos a hacer deporte, vayamos a caminar, tenemos muchos parques aquí, muchos lugares donde podemos realizar las actividades deportivas’, añadió.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor