COLUMNA EL REFRANERO

NO SE PUEDE CHIFLAR Y COMER PINOLE

Rocío Ayala

NO SE PUEDE CHIFLAR Y COMER PINOLE

Seguridad

Mayo 24, 2020 14:00 hrs.
Seguridad Nacional › México Estado de México
Rocío Ayala › Informativo Nacional

Que un policía federal ejerza bajo el mando de un militar, o que un militar se subordine a un mando civil, ambos, so pena de terminar condenados al patíbulo de los acusados tras el menor de los equívocos, según lo que enuncia la Ley de la Guardia Nacional en su Título Quinto, Capítulo I, Artículos 57 y 59 (de los más rigurosos); o bien, desempleados de por vida, bajo el estigma de haber actuado ’contra el pueblo’, es definitivamente pretender ’matar pulgas a balazos’. No porque el trabajo de un uniformado adolece de mérito, sino todo lo contrario. Por ejemplo, para el caso de la ’extinta’ Policía Federal, son increíbles los medios y los recursos que el gobierno federal ha empleado para desacreditar y desarticular a esta corporación, todo para el reducto que es la Guardia Nacional ante una sociedad que no la respeta, una GN que ha sido vilipendiada a huevazos, con palos de escoba y escupitajos, allá donde la ciudadanía dice ’ni maíz, acá nomás mis chicharrones truenan’.

Pero, ¿Qué no ’el que es perico, donde quiera es verde? Bueno, gris por el modelito del uniforme que a todas luces es anti camuflaje, hasta parece que los visten para ser el blanco perfecto de malandrines. Sí, un buen policía y un buen militar, servirán a su nación y protegerán a su pueblo siempre. El asunto es que al fin y al cabo asalariados, tienen derechos laborales que van en función de sus deberes asignados, y es aquí donde se pone bueno el asunto.

AL MAL PASO, DARLE PRISA
Hace algunas semanas, circuló como respuesta por concepto de solicitud de días de descanso, un documento sin membretes de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSYPC), ni de la Guardia Nacional (GN), sí con el destinatario y el mensaje bastante claros: la suspensión de franquicia temporal, en razón de la pandemia que prevalece en nuestro país. Aunque a simple vista no es favorable, de alguna manera se entiende dadas las circunstancias.
Ante las inconformidades que dicho documento generó, ’llegó’ ahora sí el documento ’oficial’, un conjunto de radiogramas de órdenes a militares que se hicieron extensivas a elementos de la ex Policía Federal (PF), tal y como lo señaló el documento en uno de sus apartados.

Por principio constitucional (art. 21 párrafo décimo) y de acuerdo a lo planteado por el mismo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es preciso recordar que la GN, es civil, no militar, y de acuerdo a su propia Ley, dice que los Policías Militares (PM), se deberán dar de baja para poder ser GN (pedir licencia) en lo que pasan los cinco años y deciden si regresan a su unidad de origen o se quedan en la GN. La Ley de la Guardia Nacional, señala que el ejército (infantes, paracaidistas, gafes, etc.), ayudarán en materia de seguridad pública durante los cinco años en tanto se consolida la GN, debiendo quedar subordinados a la Secretaria de Seguridad Pública.

El tema de la inconstitucionalidad atañe tanto a ex policías federales como a militares, pues en la práctica es muy distinto, lo único que han hecho es estar comisionados a la GN por qué no quieren meter su baja o licencia. Conclusión: son militares y reciben órdenes de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).
Por lo que expresamente se refiere a elementos de la extinta PF, señala el documento en cuestión que desde el momento en que éstos pasaron bajo el mando de dicha unidad militar, deberán ajustarse a los cánones que establecen las leyes y que tal unidad, velará por sus intereses y beneficios a que tengan derecho. Surge la pregunta del millón ¿por qué les suspenden los derechos humanos y laborales a los ex PF de la GN, en tanto que a los militares les siguen dando un dinero extra por estar fuera de plaza? Este es un vil atropello a sus derechos laborales, contrario al acuerdo de la Secretaría de Salud Federal del 24 de abril del presente año, donde indica que se habrán de garantizar los derechos humanos de las personas trabajadoras, así como el estricto respeto a los derechos laborales de las y los trabajadores. ¿Acaso se trata de un acto deliberado de la ya conocida Ven-Ganza, dentro de la 4te? La otra causa probable sería la ignorancia plena o el infalible recurso de ’tengo otros datos’.

En calidad de mientras, esta situación es una bomba de tiempo y los argumentos no se hicieron esperar. Ya hubo quienes pusieron el dedo en la llaga, solicitando conforme a derecho y por la vía que corresponda, amén de solicitar la autorización de sus días de descanso; se aclare si los radiogramas se refieren al Batallón de Operaciones Especiales y, de ser el caso, se otorguen las prestaciones que se les dan a los elementos con un grado similar al expuesto, o ¿a qué unidad se refiere?, así mismo, hacer saber si se trata de los cánones castrenses y/o ¿a qué ley se refiere?. En cuanto a que se deberán elevar todas las solicitudes por los conductos regulares, con el objeto de que la cadena de mando se dé estricto seguimiento a referidas solicitudes; para tal efecto, de igual manera se solicitó indicar cuál es la situación dentro del Btn. Ops. Espls., el lugar y/o cargo que se ocupa dentro de la estructura y funcionamiento dentro de este batallón, es decir cuál es el número orgánico, compañía, pelotón y escuadra así como el nombre y cargo de los superiores y subalternos dentro del mismo. La inconformidad de cada elemento es clara ¿quién soy y qué lugar ocupo con ustedes?

En relación al apartado donde se indica que ’hasta nueva orden’, queda suspendido el otorgamiento de franquicias por la contingencia sanitaria; fue solicitado que se proporcionen los comprobantes de conocimiento a los solicitantes, quienes aseguran, nunca fueron notificados. Poquito faltó para decir que los ’mandos’ hacen lo que les da su reverenda gana con los derechos de sus elementos, al grado que éstos, exigen sea referenciada la definición de ’franquicias’ y la legislación donde se maneja ese término utilizado en dicho Radiograma. Al mismo tiempo, aclarar si, como fue el caso de la fuente informativa, al otorgar por lo menos un día de franquicia, éste corresponde a días feriados, permisos o descanso extraordinarios.

El hartazgo es notorio, está a flor de piel y con justa razón luego de más de 30 días de jornadas laborales ininterrumpidamente fuera del lugar de origen; descanso que es un derecho consagrado en nuestra Carta Magna. El pliego petitorio, termina con especial énfasis en la suspensión de otorgamiento de ’franquicias’ por la contingencia sanitaria, puesto que todos, ex policías y militares deben y merecen tomar un descanso como integrantes de la Guardia Nacional. Descansar para recuperarse física, mental y emocionalmente y al mismo tiempo, fomentar la integración y sana convivencia familiar.

El desenlace no fue afortunado para todos. Ante la insistencia, algunos elementos lograron ir a casa luego de 30 días laborando o más. Otros lograron obtener turnos de 48 horas de trabajo por 24 de descanso. Total que haciendo cuentas, resultaron más días de los que marca la Moral de la GN que son 5, por lo que se puede ver que la negativa de los descansos y la consecuente violación a los derechos laborales, no es por la contingencia sanitaria, sino porque es claro que también los militares se resisten a subordinarse a un mando civil y ahora se tiene un claro y aletargado conflicto de identidad.

La promesa, aparte del jugoso salario, fue un esquema de trabajo de 24 horas por 48 de descanso, pero como el gasto para ir a casa era mayor y poco el tiempo, el dedo divino decidió que deberían quedar como antes en la PF, con 5 días de descanso por 25 laborados. El problema se agrandó al cambiar el mando, y con el último acuerdo donde ratifican la subordinación de militares a Alfonso Durazo y lo aquí expuesto, nos dice que los militares no lo aceptarán en su totalidad. De ahí se desprende que nunca fue buena idea desaparecer a la PF, ni mezclar a marinos, militares y policías federales. Por eso es que se siguen ostentando como rangos como ’capitán del ejército mexicano’ y obedeciendo a SEDENA, cuando ya debería ser Sub Inspector de la GN obedeciendo al titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, o en su defecto al Comisario General Luis Rodríguez Bucio, Comandante de la Guardia Nacional.

Con este inconveniente sin dimensionar todavía, tal parece que el presidente con su GN ’quiso hacer mole y le salió caldillo’. ¡Veremos! Dijo un ciego.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor