Más de mil años permanecieron mudos ante los ojos de nuevas generaciones, el IXTÉPETE - ’Este es un sitio importantísimo porque llegó a ser, el más importante del Valle de Atemajac porque logró tener el control de antiguas rutas de intercambio". - Zapopan - informativonacional.com.mx

Más de mil años permanecieron mudos ante los ojos de nuevas generaciones, el IXTÉPETE


’Este es un sitio importantísimo porque llegó a ser, el más importante del Valle de Atemajac porque logró tener el control de antiguas rutas de intercambio".

Más de mil años permanecieron mudos ante los ojos de nuevas generaciones, el IXTÉPETE

Arqueología

Enero 06, 2022 16:53 hrs.
Arqueología Nacional › México Jalisco
Víctor Galindo (Vigaro) › Informativo Nacional

Considerado uno de los más importantes centros poblacionales prehispánicos enclavados en el Occidente de México, este sitio arqueológico ubicado al sur poniente del centro histórico de Guadalajara, en el municipio de Zapopan, abarcó en su época de esplendor (año 900 D.C) un área mayor a las 100 hectáreas de las cuales hoy se niegan a ceder ante la modernidad y el crecimiento urbano poco más de tres hectáreas.

De acuerdo con los Arqueólogos investigadores Martha Lorenza López Mestas Camberos y Javier Alanís, este asentamiento, si bien no tenía un objetivo religioso, si representaba el poder administrativo dentro de una sociedad organizada, cuyos vestigios existen dentro de este polígono, mismas que yacen sepultados a pesar de muchos trabajos que se han realizado desde la década de los años 50´s del siglo pasado, y cuyas condiciones jurídicas por un conflicto con la tenencia de la tierra y manejos equívocos de las autoridades municipales, así como el desinterés del Estado, parece haber condenado al olvido esta cultura occidental de la cual aún se sabe muy poco.

’Este es un sitio importantísimo porque llegó a ser, el más importante del Valle de Atemajac porque logró tener el control de antiguas rutas de intercambio, no solamente al interior del Valle de Atemajac sino hacia las zonas vecinas. Esto se puede observar gracias a la enorme cantidad de vestigios monumentales que aún se pueden apreciar, logrando subsistir hasta el presente’, explicó la Investigadora.

Los avances alcanzados en los trabajos de recuperación de este lugar, mismos que se iniciaron décadas atrás; se vieron truncados por la falta de interés de los nuevos gobiernos, sentenciando este patrimonio nacional al deterioro, el vandalismo, el saqueo y lo que puede considerarse mucho peor, la incertidumbre jurídica y la tramitología oficialista.

’Esta antigua ciudad prehispánica tuvo dos etapas de ocupación, la más temprana que correspondería a una aldea de la tradición de las tumbas de tiro alrededor de los años 200 a 400 DC y la segunda fue del apogeo del sitio, que fue la denominada fase Grillo que fue de los 400, 450 aproximadamente al 700, 800 DC. Y es en este momento cuando se construyeron todos estos edificios, los más grandes, el grado de importancia de este lugar trasciende a la época actual ya que se puede obtener información más precisa sobre los antecedentes de lo que hoy es Guadalajara’, precisó López Mestas Camberos.

La capital jalisciense fue construida sobre un gran número de asentamientos y vestigios prehispánicos que, al paso de la modernidad y el crecimiento urbano, fueron desapareciendo y en el mejor de los casos, aún permanecen ocultos bajo las construcciones actuales.
’De continuar con los trabajos de excavación y recuperación del Ixtepete, no solamente se obtendría esa información, además se descubriría mucho más acerca de la interacción de quienes vivieron en esta ciudad antigua y la influencia que ejercieron no solamente con la región valles, con los Altos de Jalisco, con la Cuenca de Sayula; porque esta zona perteneció a una gran esfera de interacción; hasta podríamos entender ciertos mecanismos del poder, su organización política y económica, sus tradiciones y costumbres de las personas de alto estatus que ocuparon este sitio, igualmente se obtendría información de los otros estratos sociales que convivían en este centro ceremonial’, puntualizó.

Por su parte, el joven Arqueólogo Javier Alanís lamentó que este sitio (hoy invadido por la mancha urbana) sea menos conocido que otros ubicados mucho más lejos de la capital de Jalisco.

’Me ha tocado escuchar a personas que ignoran que tenemos este tesoro arqueológico en el área metropolitana de la ciudad, conocen más Guachimontones que el Ixtepete. Las personas al pasar voltean a ver y dicen, son solamente piedras, un montón de piedras, ignorando la importancia histórica y cultural que guarda cada una de esas piedras’.

Las estructuras que se aprecian a simple vista corresponden a lo que fuera un Palacio, el principal; pero existen dentro del polígono muchos montículos que aún guardan celosamente sus secretos, aunque se tiene el conocimiento documentado, de que hay, lo que fue un complejo habitacional prehispánico, calles trazadas de ese periodo, áreas bien definidas de lo que fueron viviendas, los materiales que utilizaron para su construcción y hasta utensilios de uso cotidiano.

’Durante unos trabajos que se realizaron en este lugar en el 2014, me toco la suerte de encontrar una olla de gran tamaño más de 60 centímetros de diámetro, misma que fue recuperada y que actualmente está en poder de la escuela de conservación y restauración de Occidente’, refirió el arqueólogo.

Dentro del desconocimiento que las personas, en su afán de poseer algún vestigio arqueológico, (lo cual se considera un delito federal equiparable con el saqueo de estas piezas), está el daño irreparable que se hace al eliminar una a una las piezas de un gran rompecabezas histórico-cultural, así lo explica el joven investigador Alanís.

’El problema aquí en este sitio es el saqueo, alrededor de este sitio existen muchas casas y domicilios particulares que tienen piezas arqueológicas; lo malo de esto es que también se pierde el contexto, no sabemos en dónde se encontraban, alterando datos que son relevantes para la arqueología; tales como que comían, donde se procesaban sus alimentos, el uso que se le daba a un accesorio, ejemplo de ello es si una olla era para uso diario o ceremonial, todos esos aspectos son importantes cuando se encuentran en un lugar dentro de la investigación, pero que pierden su valor histórico, cultural y arqueológico cuando las personas solamente le dan un valor monetario’.

Cabe señalar que, en el lugar se observó la presencia de vigilancia policiaca municipal, al igual que una cuadrilla de trabajadores del ayuntamiento de Zapopan realizando actividades de limpieza de esta área protegida, con lo que se inhibe la presencia de riesgos; la zona arqueológica del Ixtepete es uno de los mil registrados en el estado de Jalisco, es el más importante por lo que representa su cercanía con la Guadalajara cosmopolita actual, pero lamentablemente es también, el lugar más afectado por la ignorancia social, la depredación, la burocracia, el desinterés gubernamental y la corrupción.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.