Maullidos Urbanos

López Obrador y su nueva campaña

Gato de Barrio

López Obrador y su nueva campaña

Gobierno

Junio 01, 2020 21:18 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
Gato de Barrio › Informativo Nacional

gatodebarrio@yahoo.com.mx
Aunque Andrés Manuel López Obrador acusa a la oposición de pensar en las elecciones del próximo año, el presidente también se comporta de igual forma al reiniciar sus giras que no son de trabajo, simplemente resultan ser banderazos de inicio de obras del Tren Maya.
Esta gira sucede cuando continúa en ascenso el coronavirus en México, tanto en la cifra de contagiados como en el número de decesos. Debe considerarse que en Cancún, su primer punto, se han registrado mil 283 casos y 252 defunciones, de los mil 768 contagios y 334 muertes en todo Quintana Roo, mientras que a nivel nacional Tabasco y Veracruz, siguientes sitios programados, continúan en los sitios cuatro y cinco de infectados a nivel nacional.
¿Cómo considerar la decisión de reanudar las giras presidenciales? Pues para reactivar su eterna campaña proselitista, ahora para respaldar a su partido, Morena, con miras a las elecciones del próximo año en las 32 entidades donde se votará por 21 mil 368 cargos: 15 gobernadores, mil 63 diputaciones locales, 19 mil 359 miembros de ayuntamientos; 431 cargos de cuarto nivel de gobierno y 500 diputaciones federales.
Esta gira se registra cuando el pasado fin de semana hubo manifestaciones a bordo de automóviles en contra de López Obrador en ciudades de 22 estados, para demandar su renuncia. Las protestas fueron minimizadas por el mandatario, al afirmar que las personas pueden realizar protestas públicas siempre y cuando no sean violentas.
Recordó que en 2022 habría una consulta popular para definir si debe o no continuar en el poder, pero ¿es conveniente en estos momentos su renuncia? Aunque no estoy de acuerdo con su administración, no sería conveniente por varias razones, entre ellas que fue electo democráticamente y por amplia mayoría, lo cual legitima su administración.
Ahora, según la Constitución si dimitiera el presidente existirían dos alternativas: si sucede antes de cumplir sus dos primeros de gobierno, en automático el cargo lo asumiría el titular de la Secretaría de Gobernación quien convocaría a elecciones en menos de 60 días; si ocurre luego de su segundo año, el Congreso de la Unión elegiría al mandatario sustituto.
Entonces considérese quién podría ya sea ser postulado para comicios extraordinarios o para ser designado como sustituto. Sin duda alguien totalmente afín a López Obrador, por lo que no sería previsible algún cambio político. Si mejor en las elecciones del próximo año Morena no logra la mayoría en el Congreso de la Unión, sería más factible que el interino podría ser alguien ajeno a su círculo de colaboradores, lo que sí garantizaría un real cambio político.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor