La política como vocación - PÉNDULO POLÍTICO - Álvaro Obregón - informativonacional.com.mx

PÉNDULO POLÍTICO

La política como vocación

Dr. Emiliano Carrillo Carrasco

La política como vocación

Política

Diciembre 11, 2021 19:22 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Dr. Emiliano Carrillo Carrasco › Informativo Nacional

El Ciudadano Político.
La política como vocación, Max Weber, es una pieza de museo. Los agentes políticos por naturaleza que son políticos de tiempo completo se pierden en el mar de decepción y entre la confusión y el olor a la ’rancia política’, nuevas liturgias de los ’no políticos’ pueden crear nuevas ruinas sociales. Sin contrapesos en el poder fragmentado de una democracia imperfecta, la crisis de la política democrática se sostiene en la COBARDÍA de muchos a no perder su confort, la limitación de su visión oblicua de no ver Más allá de su entorno social e inclusive viven en la fantasía del poder que embarga su mente e ignorancia o en el desierto de creer que la resurrección terrenal la brinda un líder único. No son pocos que si ayer se quejaban de falta de contrapesos al poder, hoy en el poder y desde su olimpo académico justifican la concentración del poder como instrumento de transformación. Los ciudadanos políticos se trasladan a electores Morales con base al consenso y consciente de nuestra ciudadanía liquida presiona a las cúpulas de poder en no votar a malos gobiernos a causa de su ineficiencia. Esto votar con tu conciencia .una novedad americana. Las presiones a los miembros del colegio electoral son amenazados producen miedo, la ciudadanía fanática los presionaba. La cultura consciente, ética, colectiva y valores contra los medios de compra de voluntades. Las acciones de consenso y voluntad Política de establecer equilibrios en el poder legislativo con su agenda de gobierno para todos, las diferencias se han consensado a nuestro sistema democrático, a través de la política. La ciencia política es el conocimiento objetivo de los hechos con base al método mixto. no trata solo de valorar o legitimar ciertas formas de organización política, si no describir la realidad social de su entorno.

La política democrática tiene en gobernar la responsabilidad de saber comunicar para saber conducir e incluir para dar respuesta desde el espacio nacional a los retos globales. El desperdigado sentido de pertenencia, balcanizado por el mapa sociopolítico en varias naciones, es una de las responsabilidades de la política si no se quiere regresar al darwinismo social que a rajatabla es peor que la ley de la selva o al efecto dominó, tal demuestran las crisis por desastres naturales y/o migratorias. La alarma debe entenderse, quién convoca a unos cuantos y excluye, más temprano que tarde tendrá una nueva emergencia social que escalará más en la lucha de los resentimientos mutuos. El famoso arte de la política que descansa en ’lo posible’ debe evitar ese peligro. El regreso de la utopía democrática, más allá de la jornada electoral, sino como capacidad de gobernabilidad y reconocimiento de unos y otros, es imperativo para no seguir siendo una sociedad de autómatas, dividida en lo estéril, unida en los odios y en el ’externo’, el nuevo bárbaro. La crisis de la política está anclada en el olvido de la responsabilidad primaria del político; resolver problemas de la sociedad. Si la política navega entre la utopía y el realismo en la barcaza del sueño anarquista del fin de la autoridad, recordemos que Bakunin insistió que en la ruta para derribar a la autoridad, era necesario tener políticos astutos y preparados pues no basta una sola cualidad. LA política es un arte de interacción de las personas con su entorno social económico y una ciencia a la vez de las reglas de sumas y multiplicaciones, así comprender a las personas de sus aspiraciones, temores y acciones de un animal político, como tal, quien la realiza como actividad profesional debe ser sumamente sensible –como el artista- para poder emplear el conocimiento en beneficio de la sociedad.

La política como actividad humana de interacciones ,somos los únicos capaces de establecer vínculos ,ser aprensivos y poder reflexionar ,razonar e inclusive opinar ,este es el nivel más bajo de la actitud human sin poder razonar , la política es descalificada pero nuestra naturaleza humana se impone , muchas veces calificada como lo peor, cuando en realidad se ha malentendido su definición, así quizá cuando la misma da vuelcos inesperados o inclusive sorpresas la sociedad continúa descubriendo su capacidad de asombro ante los hechos que en ella se suscitan.

La constitución es la norma que organiza los poderes y determina las competencias, por lo que es superior a las autoridades investidas por ella de atribuciones, dé ahí que la autoridad que actúa en contra de la constitución da un golpe de Estado y pierde su legitimidad’. IIJ. UNAM .MARIO DE LA CUEVA.

Las generaciones perdidas por un esquema de control bifronte (paternalismo y miedo) de pobreza y desigualdades de pérdida de la calidad de vida. La regla de pueblo limitado a la educación que produzca conciencia colectiva y expresiones de libertad, de esperanza .la fe como medio de encontrar objetivos de esperanza hacia el presente con futuro de bienestar ’Otra realidad política, entre 1994 al 2000, ni aún con el delito político (antecedente del Crimen de Estado); ninguna semejanza al inicio de la campaña del 2021, sin perfil, sin propuesta, sin compromiso con el Pueblo Estado. La etapa de la esperanza de Colosio y ser parte de la corriente democrática del pri se diluye a causa del poder R-1 el circulo de poder político y económico de intereses. La política sin espíritu y menos compromiso social de nuestra región. Todo parece que solo es el interés individual. Por eso más de 30 años de los mismos en la mesa. La verdad es que sin perfiles, sin identidad y sobre todos un vacío de actitud hacia cada región tipológica, la fe, la esperanza y amor de transformar nuestro entorno con el bienestar común. Si la sociedad no actúa por apatía e hipocresía ese presente sin futuro hacia nuevamente generaciones perdidas de nuestra juventud que también debe tomar su rol político y de reflexión. Norberto de Bobbio habla que una de las grandes promesas incumplidas de la democracia es el ciudadano no educado. El asunto es éste, invertir energía, proyectos, fuerzas hacia una idea de educación a la ciudadanía. El Estado liberal Democrático es irrenunciable. Como persona o individuo tienes libertades garantizadas; puedes desplazarte a algún lado como quieras, puedes expresar tu opinión como quieras, puedes reunirte con alguien como quieras, puedes crear asociaciones como quieras, éstas son libertades irrenunciables que nos llegan de la tradición liberal, pero son universalizarles e irrenunciables.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.