JAPEM canaliza casos a instituciones privadas para mejorar salud de infantes


Señala Isidoro Tejocote Romero, Oncólogo pediatra del Hospital del Niño, que si todo continúa con mejoras, se podrá declarar la cura de Fátima.

Motiva esta ayuda a la familia de Fátima a seguir adelante, pues significa el desarrollo de vida de la pequeña.

JAPEM canaliza casos a instituciones privadas para mejorar salud de infantes

Salud

Junio 16, 2019 11:40 hrs.
Salud Nacional › México Estado de México
Michelle López › Informativo Nacional

Fátima es una niña alegre de seis años de edad, cuya historia de vida simboliza la fortaleza de su familia, ya que fue diagnosticada con cáncer y, gracias al apoyo de la Junta de Asistencia Privada del Estado de México (JAPEM), continúa adelante con su desarrollo, y muy contenta expresa que ya se sabe los colores en inglés.

’Ella tenía escasamente un año, un mes, para ser exactos, tenía puntitos rojos en las manos, en la espalda, en las plantas de los pies e inflamación en el bazo e hígado, así como seborreico en la cabecita’, relató María de la Paz González Mendoza, mamá de Fátima, al recordar cómo fueron los síntomas que afectaron la salud de su hija, a principios del año 2014.

Con estos síntomas acudieron a la clínica más cercana a su localidad, Jalpa de los Baños, en Ixtlahuaca, y a un consultorio pediatra privado quienes les recomendaron trasladarse al Hospital del Niño, en Toluca.

Ahí, Fátima fue diagnosticada con Histiocitosis de Células de Langerhans, cuyo tratamiento requiere quimioterapias.

’Una vez que conocemos que enfermedad tiene, nos explica el doctor cuál es el proceso que hay que llevar para afrontarla y posterior a ello, nos quedamos dentro del hospital a darle la atención necesaria para salvar la vida de mi hija’, comentó María de la Paz.

De los aspectos que más le preocupaban a la familia de Fátima, era cuando le hacían aspirados de médula, ’ella tendía a enfermarse mucho de la garganta, de hecho siempre, o por lo general estaba en tratamientos con nebulizaciones, también nos daba un poco de miedo cuando la sometían a los aspirados de médula, entonces pues la dormían y no sabía si iba a despertar o no’, detalló.

María de la Paz recordó que tanto ella como su familia tuvieron negación por lo que les estaba ocurriendo, sin embargo, una vez asimilado el padecimiento decidieron acudir a su tratamiento, para lo cual tenían que trasladarse de su lugar de origen hacia Toluca, situación que les fue difícil por el costo del pasaje y por la escasez del transporte.

Es ahí donde su caso es canalizado por la JAPEM, organismo sectorizado a la Secretaría de Desarrollo Social, hacia la IAP AMANC estatal, institución que recibió cálidamente a Fátima y su familia para ser apoyadas en cuestión de hospedaje, transporte, alimentación y ayuda psicológica.

Para María de la Luz, recibir atención por parte de AMANC significó un gesto sustancial en un momento complicado de sus vidas, lo que le dio serenidad y fuerza para seguir adelante.

’Tranquilidad, eso es lo que significa para nosotros, porque estás es un proceso físico, emocional y económicamente complejo, en el cual no rindes’, señaló.

Una vez que pasó lo más complicado para Fátima y que la colocaron en vigilancia, María de la Luz y su esposo, Juan Téllez, han hecho todo por superarse académicamente y en un futuro obtener más ingresos que les ayude en las situaciones difíciles, recientemente acaban de terminar sus estudios de licenciatura.

’Quisimos salir adelante principalmente porque Fátima nos dio una lección de vida, no es necesario pasar por esta enfermedad para salir adelante, sin embargo ésa fue nuestra misión.

’No flaqueen, siempre busquen la manera de salir adelante, que hay instituciones que te ayudan como la JAPEM, y te apoyan a que sigas cumpliendo sueños y metas’, expresó la mamá de Fátima como mensaje hacia las personas que tienen un familiar enfermo.

Isidoro Tejocote Romero, Oncólogo pediatra del Hospital del Niño y que lleva el caso de Fátima, explicó que la menor ya pasó por las etapas médicas de diagnóstico y tratamiento, por lo que se encuentra en el último año de la etapa de vigilancia, y si todo continúa como hasta ahora, en poco tiempo se puede declarar la cura de su enfermedad.

La JAPEM canaliza casos como el de Fátima a las Instituciones de Asistencia Privada correspondientes, con el objetivo de cubrir de manera más amplia las necesidades de la población vulnerable de la entidad.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor