Es tiempo de robustecer los órganos constitucionales de libre competencia, no de debilitarlos ICC México


A través de sus opiniones y sanciones por prácticas monopólicas, se lograron beneficios para el país por más de 18 mil 500 millones de pesos de 2013 a 2019

Es tiempo de robustecer los órganos constitucionales de libre competencia, no de debilitarlos ICC México

Economía

Junio 01, 2020 21:54 hrs.
Economía Nacional › México Ciudad de México
Joaquín Bojorges › Informativo Nacional

La International Chamber of Commerce (ICC) México considera que los órganos constitucionales autónomos como la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), son fundamentales para el buen funcionamiento de la economía del país y deben ser fortalecidos, de manera muy especial en estos momentos cuando México tiene la difícil tarea de levantarse de la grave crisis provocada por la pandemia de Covid-19.

Hoy los gobiernos de las principales economías respaldan a sus autoridades en la materia porque existen riesgos de violación a las leyes de competencia económica. De tal forma que el gobierno de México debería apoyar a la Cofece, el IFT y a sus funcionarios, quienes son profesionales con una alta calificación técnica, a la par de los mejores órganos regulatorios en el mundo y que, como mexicanos, nos enorgullecen.

Es fundamental tener una política de libre competencia robusta, no solamente debido a los tratados internacionales firmados por el país, sino porque desde 2013, cuando se les otorgó el carácter de órganos constitucionales autónomos, han arrojados altos beneficios económicos para la sociedad mexicana comparados con su costo.

En su caso particular, la Cofece ha dado a conocer que, a través de sus investigaciones y sanciones de prácticas monopólicas, de prevenir la acumulación de poder de mercado en pocas manos y de eliminar obstáculos a la competencia en los sectores de mayor impacto para la economía de las familias mexicanas como son el agroalimentario, transporte, salud y financiero, los beneficios suman más de 18 mil 500 millones de pesos de 2013 a 2019.

Para la ICC México es muy importante que existan organismos autónomos como la Cofece y el IFT, que tomen decisiones técnicas, no políticas, para sancionar conductas tan graves como acuerdos entre competidores para incrementar los precios en el mercado.

Un ejemplo es la sanción a acuerdos entre laboratorios para subir el precio de la insulina y los sueros inyectables que se vendían al IMSS, que Cofece ha calculado que causó un daño de más de 622 millones de pesos al Instituto; o en el caso del acuerdo entre empresas para coordinar posturas en licitaciones relacionadas con artículos de látex, que adquiría el sector salud.

La Cofece ha evitado conductas anticompetitivas al mercado en general y eso nos ayuda a todos, tal es el caso de la sanción a las Afores, que buscaron, mediante un acuerdo ilegal, incrementar sus utilidades a partir de una reducción de su gasto comercial, afectando la competencia del mercado en el que participan, al limitar los traspasos nulificaron la presión competitiva y con ello los incentivos para ofrecer mejores servicios. Incluyen intervenciones en el sector agroalimentario.

Además de investigar y sancionar las prácticas monopólicas Cofece e IFT analizan las concentraciones y buscan impedir aquellas que pueden generar daños a la competencia, así como sancionar aquellas que sean ilícitas. Asimismo, Cofece emite opiniones muy importantes como la que formuló en contra de los acuerdos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que van a afectar a las energías limpias o renovables y a la libre competencia.

En la ICC México creemos que los funcionarios de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), están a la par en alta calidad técnica y profesionalismo con los de países prestigiados en ese aspecto como Canadá, España e Italia.

Podemos estar orgullosos en México de tener organismos autónomos como estos; es fundamental seguir contando con ellos en lugar de tratar de disminuirlos. Hay que engrandecerlos e impulsarlos desde distintos sectores como el público, el empresarial y de la sociedad civil, porque arroparlos hoy es esencial para el desarrollo de nuestra economía.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor