Maullidos Urbanos

Enésima promesa

Enésima promesa
Política
Noviembre 01, 2023 16:06 hrs.
Política ›
Gato de Barrio › Informativo Nacional

Desde que era candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador formuló muchas promesas a los ciudadanos, pero en su tercera oportunidad se comprometió principalmente a, construir una nueva refinería, a la construcción del Tren Maya y cancelar la construcción del aeropuerto en Texcoco para crear el ’Felipe Ángeles’ en lo que era la base militar de Santa Lucía, lo que se convirtieron en las obras de infraestructura insignia de su administración,
¿Qué ha pasado? Se construyó la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, la cual a pesar de haber sido inaugurada oficialmente, aún no refina un solo barril de petróleo; en el Tren Maya, en diciembre apenas se inaugurará la primera etapa, además, en ambos casos las inversiones superaron las cifras inicialmente establecidas.
En el caso del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, aunque ya funciona no ha tenido la respuesta esperada y, a base de decretos presidenciales se ha logrado incrementar su servicio y, además de carecer de las obras viales requeridas para dar mejor servicio a los usuarios, para que funcione se le ha otorgado altos subsidios,
Las anteriores promesas no cumplidas en su totalidad no han resultado mayor problema porque se trataban de obras de infraestructura, donde finalmente se espera que sean socialmente útiles aunque mucho después se verá que tan eficientes y productivas resultan, pero hasta ahí no hay problema.
Sin embargo, López Obrador expresó en su conferencia mañanera del martes una riesgosa promesa que difícilmente podrá cumplir y podría significarle un futuro conflicto social, y, mismo se sumaría, entre otros como la carencia de medicinas, en especial a niños con cáncer, al fallido sistema de salud del primer mundo, la no atención a las madres buscadoras, a sus enfrentamientos con los medios de comunicación, entre otros.
Se trata del compromiso hacia los acapulqueños, a quienes les anunció que ’ya en la Navidad, las familias van a estar muy contentas en Acapulco’. Dijo: ’No va a llevar mucho tiempo, tengo el sueño, el ideal que vamos a convertirlo en realidad entre todos, como se está haciendo, de que ya en la Navidad, las familias van a estar muy contentos en Acapulco’.
Resultará mucho muy difícil que en poco menos de dos meses –tiempo que falta para la Navidad–, se les ofrezca a los damnificados al menos una vivienda digna, equipada y con los servicios necesarios, requerimientos necesarios para que los acapulqueños sean felices.
Considérese el caso de los afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017 en la Ciudad de México, es fecha de que a muchos no se les ha cumplido con otorgarles una nueva vivienda, entonces ¿qué se les puede ofrecer a los damnificados por el huracán Otis?
La promesa presidencial podría considerarse como irresponsable, ya que ayudar a cerca de 800 mil habitantes del puerto guerrerense, donde la gran mayoría viven y dependen del turismo, actividad actualmente colapsada y cuya recuperación será tardada y costosa, no resultará sencilla de cumplir.
Resultará necesario que López Obrador matice esa promesa, por una que resulte realmente satisfactoria para los acapulqueños, de lo contrario existirá mayor inconformidad en su contra, en contra de sus autoridades estatales y municipales –coincidentemente, todos pertenecen a Morena–, y como se señaló anteriormente, resultará otro punto de conflicto, máxime con el presidente quien no acepta términos medios: se está con él o contra él.
Lo malo es que esta promesa presidencial tendrá mayores repercusiones sociales de las que se esperan y, lamentablemente, serán negativas en contra del inquilino de Palacio Nacional. Ojalá y me equivoque.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

G-Y68CNH823N

Enésima promesa

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.
G-Y68CNH823N