Deportan a niña que actuaría en festival internacional


Las autoridades inglesas del aeropuerto de Londres-Heathrow impidieron el pasado martes que una niña de 12 años, proveniente de Guadalajara y quien viajaba junto a sus padres y su tío para participar en el Festival Internacional Coral Corearte

Deportan a niña que actuaría en festival internacional

Derechos Humanos

Octubre 12, 2018 16:25 hrs.
Derechos Humanos Internacional › México
Clara López › Informativo Nacional

Pachuca.- Las autoridades inglesas del aeropuerto de Londres-Heathrow impidieron el pasado martes que una niña de 12 años, proveniente de Guadalajara y quien viajaba junto a sus padres y su tío para participar en el Festival Internacional Coral Corearte, pudiera llegar a Barcelona, luego que los cuatro miembros de la familia fueron deportados a México tras retenerlos por cerca de 10 horas.

Andrea Lizbeth Montes Briseño, integrante del Coro de Infantes de la Catedral de Guadalajara, salió el lunes 8 de octubre del aeropuerto internacional Benito Juárez, de la Ciudad de México, con destino a Londres. La niña era acompañada por su madre Diana Cristina Briseño Medellín, su padrastro Raymundo Ávila Olguín, así como por su tío Carlos Daniel Briseño Medellín.



En Londres, la menor y sus familiares debían haber hecho una escala de dos días para posteriormente tomar un tren que los llevaría a París y finalmente a Tívoli, Italia, donde se reunirían con el director e integrantes del coro para ofrecer un primer concierto, participando como invitados por parte de la curia italiana en la inauguración del Año Pastoral de Italia.

Posteriormente, todo el grupo se dirigiría a Barcelona, Catalunya, para participar en la edición 2018 del Festival Internacional Coral Corearte.

Sin embargo, al disponerse a pasar el control migratorio rutinario, agentes preguntaron cuál era el motivo por el que viajaban y a qué se dedicaban los adultos, a lo que respondieron que el padre de familia es trabajador de Uber, la madre enfermera y el hermano de esta radiólogo, lo que provocó burlas por parte de los agentes, quienes les dijeron que no ganaban suficiente dinero para hacer un viaje por Europa.

Los agentes llevaron a la familia a un cuarto donde continuaron interrogándolos sobre el motivo de su viaje, con el objeto de extender aún más su espera. Luego, los cuatro miembros de la familia fueron llevados a otra sala, en donde les dijeron que verificarían sus maletas.

Tras preguntarles cuánto dinero llevaban y a pesar de responder que contaban con la cantidad suficiente para el viaje y mostrar sus tarjetas bancarias, agentes continuaron mofándose y alegaron que era muy poco recurso para viajar.

Quien se identificó como jefe del área les preguntó dónde tenían la droga, lo que generó la preocupación de la familia de que les hubieran ’sembrado’ algo en sus equipajes. Acto seguido contestaron que no traían ningún tipo de sustancia, hecho que generó que los oficiales tomaran las maletas y las aventaran a los pies de los viajeros, acción que repitieron con los pasaportes, mientras les repetían que los mexicanos no tienen suficiente dinero para viajar hasta allá.

A pesar de la insistencia por parte de la familia en mostrar datos sobre las reservaciones de trenes, hospedajes y demás información, los oficiales no quisieron revisar la documentación digital. Tampoco les permitieron comunicarse a la embajada de México en Londres o con alguien que pudiese brindarles ayuda.

La familia permaneció retenida unas siete horas en una sala sin poder ir al baño, tomar agua o comer. Una vez se dio el cambio de turno de los oficiales, personal de migración los llevó hasta el avión que los regresaría a México, deportados.

La familia, ya de regreso en Guadalajara, externó su pesar por la situación que consideran un completo acto de discriminación por parte del gobierno inglés. ’Lo que pasó es algo horrible.

Los oficiales nunca dejaron de burlarse de nosotros… te hacen sentir horrible… Espero que nuestra experiencia sirva para que puedan atenderse este tipo de situaciones y que nunca le vuelva a suceder a nadie’, comentó a esta redacción Diana Briseño.

Tras haber planteado la situación vía electrónica a la Secretaría de Relaciones Exteriores, dependencia que ya les dio respuesta indicando que se levantó el reporte correspondiente, los integrantes de la familia jalisciense esperan que se pueda hacer justicia y que, si bien ya no será posible que la menor participe en el festival, pueda al menos resarcirse el daño económico.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor