Maullidos Urbanos

Austeridad extrema

Gato de Barrio

Austeridad extrema

Economía

Julio 21, 2020 15:06 hrs.
Economía Nacional › México Ciudad de México
Gato de Barrio › Informativo Nacional

En verdad, el gobierno federal requiere de recursos económicos y no halla de dónde obtenerlos. Además de sus decretos para recortar el 75% de los gastos corrientes de toda la administración pública –con el riesgo de afectar las labores sustantivas de muchas dependencias , debe sumarse la petición para que funcionarios, desde subsecretarios hasta subdirectores donen ’voluntariamente’ parte de su sueldo para apoyar atender la contingencia sanitaria.
Por ello la Secretaría de Hacienda habilitó el procedimiento para que funcionarios federales, de tribunales agrarios y órganos desconcentrados realicen las aportaciones de sus salarios: presidente, 25%; secretario de Estado, 23%; subsecretario de Estado, Oficial Mayor o equivalente, 21%; jefatura de unidad o similar, 19%; dirección general, 17%; dirección general adjunta o equivalente, 14%; dirección de área o similar, 10%, y subdirección, 10%
En respaldo a esa medida Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, anunció que va a donar su aguinaldo en favor de esa causa, pero una funcionaria de su administración también quiere cooperar, ¡pero con dinero ajeno!
Sucede que Beatriz Adriana Olivares Pinal, directora General del Instituto de la Juventud de la Ciudad de México, les ’propuso’ a los ganadores del Premio de la Juventud 2020, que, dada la difícil situación del país, donen los 27 mil pesos del premio que ganaron. Pero el científico José de Jesús Naveja Romero, medalla de plata de la XXII Olimpiada Internacional de Biología 2011, aceptó la propuesta bajo la condición que sí los 50 jóvenes reconocidos donan su dinero, también deben hacerlo cada uno de los 66 diputados capitalinos.
El premio de 27 mil pesos se otorga a 50 jóvenes que se distinguen en los campos académico, artístico, deportivo, cívico, político o ambiental, así como por la promoción y defensa de los derechos humanos. Pero Olivares Pinal se inconformó con la contrapuesta y respondió que buscará un consenso para, de alguna manera, insistir en su propuesta original.
Ante estas circunstancias Naveja Romero anunció que ya no desea ningún premio por esta convocatoria, al afirmar que ’de llegar a ganar algún reconocimiento, que me inscribí por mérito académico, pues voy a rechazarlo. No creo ya en el proceso, aunque se revierta la propuesta de Beatriz Olivares, que quizá tenía buenas intenciones, pero abrió muchas dudas’.
Si en verdad el gobierno federal requiere de recursos debería cancelar o posponer obras como el Tren Maya o la refinería en Tabasco, a los cuales se les han canalizado miles de millones de pesos y sin que exista una plena garantía de su viabilidad.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor