PÉNDULO POLÍTICO

’El debate intelectual se vuelve peligroso cuando sale de sus límites’...

Dr. Emiliano Carrillo Carrasco

’El debate intelectual se vuelve peligroso cuando sale de sus límites’...

Biografías

Marzo 31, 2019 22:27 hrs.
Biografías Nacional › México Estado de México
Dr. Emiliano Carrillo Carrasco › Informativo Nacional

’ Las cosas se hacen o no se hacen con amor en la vida y libertad, no dejes que te envenene la humanidad es uno solo ,siempre habitamos el mundo ,no te prives de nada ,tu circunstancia eres tú, vale la pena vivir ,ser feliz , a pesar de tanto imbécil corrupto ,envenenador , además el mundo es único de hacer tu entorno tuyo, la vida es tuya ,el bien se alimenta de sí mismos ,el más se destruye por sí . La vida es única de cada uno disfruta, ama, se libre individual y colectiva de identidad. Los poderes económicos están concentrando riqueza a un ritmo que los aleja del mexicano común a velocidades siderales. ’ ECC

Los principios de igual es la identidad y la libertad, cada persona activa su acción subjetiva y sus principios de su conducta en base a la actitud y persistencia en su entorno social, político y económico o de confort o de lucha en base a su identidad. La Violencia e impunidad, protesta y vandalismo. Sociedad contra instituciones. Y odio y exacerbación del ánimo. En apariencia, el caos –seguramente por falta de reflexión y diálogo– busca aposentarse en este territorio llamado México. La mayoría de los sistemas de gobierno que se ostentan como democracias presentan, como fundamento de su legitimidad el sufragio, una argumentación muy conocida que, con diferentes matices, podría sintetizarse así: ante las dificultades o la imposibilidad de la democracia directa, la única democracia viable es una democracia en la que el pueblo ejerza su poder supremo por conducto de representantes nombrados por los ciudadano a través de un sistema de partidos. La nación no es una señora sino una entidad que no tiene voluntad propia y que sólo puede actuar por sus representantes y como de acuerdo con el artículo 51 de la Constitución hecha por algunos de esos mismos empleados y representantes – sólo los diputados electos por los ciudadanos de los diferentes distritos (pero que no representan al pueblo de esos distritos, ni a la población total) son los únicos que representan a la nación, ellos serían los únicos que podrían demandar al Presidente. El absurdo total, el pueblo, los ciudadanos que eligen a esos personajes, no tienen poder alguno sobre esos individuos que según todos los artículos del Título Cuarto de la Constitución, son sus servidores.
El pueblo, en quien se dice que reside la soberanía, el pueblo, de quien dimana todo poder público, no tiene poder ni medio legal alguno para destituir a sus llamados funcionarios , ni para encarcelarlos por los robos y los crímenes que cometen, pues los inteligentes empleados que hicieron la Constitución, establecieron que si los designados resultaran ser criminales dedicados antes que todo a enriquecerse ellos, sus familiares y sus amigos, como ha sido el caso de la mayor parte de los presidentes de la república, de los empleados dependientes directamente de ellos y de la mayoría de los senadores y diputados, sólo un grupo de ellos mismos pueden destituirlos a través de un procedimiento llamado juicio político, y no se puede proceder penalmente contra ninguno de los altos ’funcionarios ’ (incluyendo a los diputados) por los crímenes que cometan durante el tiempo de su encargo, sino cuando la mayoría de los mismos diputados den su permiso para que así se haga. Los ’representantes’ serían así simplemente los empleados nombrados y dependientes de la población, a través de los cuales el pueblo elabora las leyes y, en los sistemas parlamentarios, conduce su propio gobierno. Antecedentes históricos de la guardia militar : la realidad de un gran segmento de pérdida de su calidad de vida y mayor desigualdad social a causa de los mecanismos de control implantados por los grandes poderes financieros y acciones de privatizar, concesionar lo público a lo privado. Millones de mexicanos en la incapacidad de un Estado de desarrollo han determinado de emigrar ante mejores expectativas de vida; las remesas que no conformes los banqueros les cobran por su dinero que tanto esfuerzo les ha costado. En ese gran teatro político que ponen en escena los hombres que manejan los gobiernos, la representación política es ajena a los votantes y a la población. La representación política es algo que existe por sí mismo y vale por sí mismo, es un ente, dirá Carl Schmitt, ’un ser de presencia pública’ ajeno a los seres humanos y a sus necesidades.
México se prepara para un nuevo debate sobre militarización. 7.​La justicia social ahora es desigualdad social que ha producido millones de pobres y vulnerables a los embates del poder mismo nuestra juventud sin horizonte; En este país, ser pobre, es una condena a muerte o a morir lentamente, ante la indiferencia del estado mismo, que no ve al sujeto, sino como instrumento de estadística.

Los intereses y los derechos de los seres humanos que forman la población y que para cualquier persona medianamente razonable es lo único que justifica la existencia de las estructuras políticas, resultan ser intereses secundarios por ser – según los juristas dedicados a construir fantasías – ajenos al Estado. ’---Ya no se puede andar coqueteando con el sistema, el único culpable es el modelo económico neoliberal de absoluta depredación de la Nación; está ahora convertido en genocida, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto son culpables por omisión, comisión y sumisión al vecino americano, con AMLO, se espera una mejor acción colectiva para su país de agravios y polarizaciones sociales.
Schmitt, hace una serie de acrobacias lingüísticas, empieza por presentar una refutación de la idea de Kant sobre la soberanía del pueblo y acaba por hablar de la necesidad de aceptar las ficciones y las mentiras para sostener la teoría de un Estado imaginario al cual deben servir los habitantes: En realidad se trata de un caso extremo sólo de todos los miembros adultos del pueblo y sólo en el momento en que se encuentran reunidos como comunidad o como ejército.
La mayoría de los sistemas de gobierno que se ostentan como democracias presentan, como fundamento de su legitimidad ante el proceso democrático, una argumentación muy conocida que, con diferentes matices, podría sintetizarse así: ante las dificultades o la imposibilidad de la democracia directa, la única democracia viable es una democracia representativa. La representación política democrática será siempre y en cualquier parte un problema, pero más aún en el caso de sistemas con muchos rasgos autoritarios, oligárquicos e invadidos por la corrupción e impunidad. https://youtu.be/-KBK_cKSkRQ vía @YouTube


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor