Cancelar la reforma a la ley de ISSEMYM afectará directamente los servicios de salud


Señala Alberto Peredo Jiménez que se identificaron plenamente, en su momento, las causas de las dificultades económicas y las soluciones de fondo se dejaron para el futuro.

Cancelar la reforma a la ley de ISSEMYM afectará directamente los servicios de salud

Política

Diciembre 06, 2018 20:11 hrs.
Política Estados › México Estado de México
Clara López › Informativo Nacional

Toluca, Estado de México, 6 de diciembre de 2018. Alberto Peredo Jiménez, Director General del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), informó que las dificultades del Instituto no surgieron de la noche a la mañana, ni son resultado de la acción irresponsable; las causas fueron plenamente identificadas en su momento y las soluciones de fondo se dejaron para el futuro, hasta que el Gobierno de Alfredo Del Mazo decidió, como acto totalmente responsable y ético, atenderlas inmediatamente porque conforme pasaba el tiempo el modelo solidario de reparto se volvió insostenible.

Mientras los gastos en materia de pensiones han crecido en los últimos 20 años de forma acelerada y exponencial, la población de servidores activos ha disminuido; explicó que para el año 2000, por cada pensionado, había 16 servidores públicos en activo que mantenían el sistema.

En tanto que para el 2017 esta proporción bajó drásticamente a seis trabajadores por cada pensionado y en los años por venir la cantidad de servidores públicos que pueden solicitar pensión dará un salto de 63 mil a 150 mil, es decir, un crecimiento de 138 por ciento, lo que significa que tan sólo dos trabajadores activos sostendrán con sus contribuciones a cada pensionado.

Es tal la magnitud de la presión financiera, que la pensión promedio de los jubilados supera al sueldo promedio de los trabajadores activos, explicó Peredo Jiménez.

En contraste, la atención a la salud ha incrementado exponencialmente sus costos: tan sólo en 2011 el gasto promedio en salud por trabajador era de 4 mil pesos al año, para 2018, éste se ha duplicado a 8 mil pesos per cápita, debido en gran medida al incremento en el costo asociado a las enfermedades de alto impacto como la diabetes, el cáncer y los males cardiacos, entre otros, cuyos costos por caso pueden superar el millón de pesos.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor